La pequeña Europa

Levanta la mirada…

Los edificios del puerto son una verdadera selva de elementos decorativos, de sorprendentes personajes, de seres mitológicos, de prodigiosas floraciones, cornucopias, demonios, filigramas y monogramas que los porteños no terminan nunca por conocer.