Camilo Mori, Revista Sucesos Agosto 27 de 1914

Sr. Camilo Mori, joven pintor porteño que se ha dirigido a la capital para ingresar a la Escuela de Bellas Artes. Los cuadros de este pintor han sido exhibidos en esta ciudad, recibiendo su autor justos aplausos por el colorido que predomina en sus producciones.

Camilo Mori S. es apenas un muchacho. Tendrá quince años. Y ya sabe lo que es esa locura que se llama arte, fuente de todo dolor y de toda gloria.
Se dió a conocer como pintor precoz exhibiendo en las vitrinas de la casa Maldini una serie de telas, llenas de colorido y de vida, donde todos admiramos las huellas de un temperamento verdadero de artista.
Posteriormente organizó otras exposiciones: una en el local del Instituto Comercial, otra en la Sala de Conferencias de la Academia Literaria de viña y últimamente otra en la casa Maldini.

Camilo Mori, hace algunos dias, partió a Santiago, donde ha ingresado en calidad de alumno, a la Escuela de Bellas Artes.
Allí, bajo la dirección de hábiles maestros, seguramente su vocación artística tomará una orientación definitiva, y así veremos, a la vuelta de algunos años, al muchacho ilusionado que salió a la conquista del primer gajo de laurel.
Lo veremos, ya dueño de un sendero propio, hecho todo un artista, caminar sereno y confiado hacia el gran triunfo.

En Santiago hará vida bohemia, esa vida dolorosa e intensa que hace ese puñado de muchachos heroicos que llevan sobre sus hombros juveniles el peso demasiado grande del propio ensueño para ser felices y no ser artistas.

Hará vida bohemia. Vivirá en una boharda, llena de luz, llena de sol; entre telas, pinceles y libros. Vivirá ansioso. Luchará. Sufrirá y después de mucho sufrir, de mucho luchar, el triunfo pondrá ante sus ojos de artista un celaje de aurora. Un lampo rosa sobre la desolación de un horizonte. Y él posiblemente sonreirá.

Abel TRISTEZA

Valparaíso 1914